martes, 25 de enero de 2011

Madera…

Madera…
Al postrada verla
Quizás soñaste en tu destino
Maderas unidas, resuelta tu mente enferma
Retorcido estómago pensante eres.
Realidad engañada,
Su salvación lograda
Esconde su alma ante la evidencia
Al no poder vencerte
Se muestra a quererte
No vences, pues disuélvela a conciencia.
Yace en sus narices, viva, escondida a su vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada