jueves, 2 de diciembre de 2010

Prendido…

Prendido…

Un haz
Titilante, a lo lejos
Suficiente para el ciego
Corriente de aguas seguras camina
Senderos inoculados en tu deseo
Allí, dice el esperanzado, el optimista
Aquí, contestas tú
Me inmolo en las alturas para guiarte
Fue su última ofrenda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada