lunes, 20 de diciembre de 2010

Perlas…

Perlas…
No me importará
Siempre que me ates con estilo
No me interesará
Cuantas vueltas le des al atadillo
No me afectará
Si debes ahogar tu vida en ello
No me afligirá
La presión de las cuencas clavadas en mi piel
Pues siempre soñé
Ser tu esclava, amordazada con perlas ensangrentadas
Sé que te suena a sadismo
Pero piensa, Sade sólo le dio nombre
Mas ya habíamos muchos maestros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada