lunes, 7 de febrero de 2011

La Tarde…

La Tarde…
Llega pronta aún en los principios del segundo
Enfría el cálido esfuerzo del amarillento sol
Impotente en la distancia para salvaguardar sus arrapiezos
Anunciadora de la llegada de la caída abrupta
Del encogimiento brusco del mercurio indefenso
No nos distraigamos, apresuremos el paso, cobijémonos
El gélido noctámbulo, viento helador, enemigo
Prisa se da para darnos alcance, arrebujémonos
Qué mejor defensa que el calor humano, ante él.
Tarde rápida, confidente, nuestro agradecimiento será
La venidera mañana…buena tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada