viernes, 26 de noviembre de 2010

Maná…


Maná…


Cuán valor podrías imaginar
Cuando sorbes mis pechos, mi vida
Pequeña cenicienta
Aunque no hayas vivido en mi vientre
Gracias por tomarme
Por dejarme ser tu Maná.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada