martes, 30 de noviembre de 2010

Furtivos…

Furtivos…
Escondidos, plegados ante nosotros
Desgajados de nuestra opacidad
Rompientes de lujuria
Ningún manto deslucirá nuestro encuentro
Preñado de sabores, olores, roces
Resquicios de apocamiento dilucidarán
Ignaros, no comprenden el estadio superior
Nuestro púlpito, donde gritamos sin voz
Donde nos asimos en cuerpos y almas.
Entrega incondicional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada