viernes, 29 de abril de 2011

Tras Todo ,El Vuelo…

Tras Todo ,El Vuelo…
Le pudo
Las laceraciones de su autoexilio
Clavóle en su hendidura, la clave del aire
Sus miedos en terror mutaron
El martilleo de la huida
Acidaban la necrosis de su alma
Cuan no fue su extrañeza, al abrir la celosía
No huyó
Sólo posó su nueva existencia libre
Para ser mesado
Nada más necesitaba, tu confianza
Y él te colmaría de probidad…

10 comentarios:

  1. ¡Qué bello, Jacques!

    La imagen me ha gustado mucho.

    ¿Sabes? tengo un pájaro que todas las mañanas se posa en la antena de la tv- de mi casa y me despierta con su alegro canto. Se ha convertido en mi amigo fiel.

    Prefiero que esté libre y no encerrado en una jáula porque hace años tuve uno en una jáula y no cantaba

    Un abrazo

    p.d. eliminé el blog, pero seguiré leyéndote y comentándote.

    ResponderEliminar
  2. Lindo poema y la imagen preciosa.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. No me quedaste tiempo suficiente
    Para disfrutar de tus letras…
    Espero en verdad seguirte disfrutando en tus entradas
    Mi Choza, seguirá recibiéndote con agrado y libertad
    Las rejas no existen aquí…
    Gracias Gara, Bsts…un placer.
    (Si hay posibilidad, me gustaría al menos leer lo que publicaste)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pluma, me gustó que te gustara

    un placer rojo, Roja

    ResponderEliminar
  5. Y donde tu almíbar llegue
    Quién podrá osar
    Enfrentar la dulzura desleída…
    Gracias Remei…

    ResponderEliminar
  6. Por casualidad, me dí cuenta que existía lo de la exportación del blog. Lo he hecho pero está en privado.

    Ya leerás.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Bien espero…
    Cuando tú creas…
    Gracias Gara.Bsts.

    ResponderEliminar
  8. De la confianza y de lo bello, poema de vuelo y dolor entendido, que hallan las almas consuelo en aquellas otras que confiable soporte ofrecen, muy hermoso Santiago!

    ResponderEliminar
  9. Es la máxima
    De la seguridad en vida
    Sin ella
    Que nos queda más que revolotear
    Nuestras miradas perdidas
    Paranoides al acecho…
    Gracias Europa, cuánto ves…

    ResponderEliminar